Seguinos en las redes

Viernes, 22 de mayo 2020

3000 millones de USD por año

Estiman que los consumidores destinarán 9 millones de dólares por día para subsidiar el polémico “barril criollo”

Especialistas y asesores del mercado petrolero, propusieron modificar los alcances del decreto que fijó un precio del crudo local en 45 dólares, por una liberación del valor que permita la creación de un “fondo anticíclico de compensación”, administrado por el Poder Legislativo. De lo contrario advierten que tras la cuarentena cerrarán cientos de expendedoras minoristas.

Por Surtidores

Consultores y analistas del sector hidrocarburífero participaron de una conferencia virtual múltiple en el marco de las medidas de aislamiento preventivo obligatorio, para debatir los efectos de la aplicación de un precio sostén del petróleo.

“El gobierno decide estas medidas únicamente hablando con los gobernadores de las provincias productoras y unas pocas empresas petroleras, pero deja de lado la participación de los dirigentes de Estaciones de Servicio que tienen mucho para decir”, opinaron ante la consulta de surtidores.com.ar.

Además, instaron a que la discusión por el precio al surtidor, comience desde la base de la pirámide con los sectores más perjudicados con este precio que son los consumidores y los dueños de las expendedoras.

“Los consumidores de combustibles terminan siendo los únicos que mantendrán el subsidio estatal que necesita el barril criollo para suplir la diferencia del crudo internacional que hoy está en 31 dólares, con los 45 de la Argentina”, calcularon.

Por ello plantearon que durante todo un año, serán 3 mil millones de dólares los que saldrán del bolsillo de los usuarios y del ajuste de los estacioneros – que vienen sufriendo una fuerte caída de su volumen de venta – quienes están impedidos de aumentar el precio final al público, pero esperan por ejemplo, nuevas exigencias del sindicato para aumentar los salarios, mientras los márgenes de rentabilidad siguen achicándose.

La salida a un sinceramiento del mercado dentro de una economía nacional que se rige por el tipo de cambio, pasa por un sistema que sirva de balance para generar un fondo que cuando el petróleo baje su valor, cubra la diferencia cuando aumente”, expresaron.

En ese mismo orden de conceptos, explicaron que “los precios en los surtidores están retrasados por lo menos un 7 por ciento en comparación con el dólar oficial, a pesar de la caída del petróleo a sus valores más bajos de la historia, debido a la importante devaluación de la moneda nacional. La materia prima de esta industria se pacta en dólares y los precios del surtidor terminan históricamente absorbiendo el impacto devaluatorio”, concluyeron.

Deja un comentario