Seguinos en las redes

Martes, 08 de octubre 2019

Responsabilidad ante los siniestros

Capacitación: ¿Cómo cubrirse ante los accidentes en la carga de combustible?

La demanda contra una boca de expendio en la que se produjo un accidente durante la carga de GNC volvió a ubicar en la agenda un tema que preocupa en el sector: la responsabilidad de los titulares de los comercios ante siniestros. Hay alternativas para afrontar el costo económico ante un fallo desfavorable.

Por Surtidores

Hace algunos años atrás, un automóvil que cargaba GNC en una estación de servicio sin la oblea correspondiente, explotó cuando el playero conectó el pico. Una mujer sufrió la amputación de las piernas y su marido perdió un ojo.

Tras el accidente, el comercio junto a la distribuidora de la zona, recibieron una demanda millonaria por “daño moral, emergente, lucro cesante y daños materiales”.

Luis Navas, asesor legal de la Asociación de Estaciones de Servicio (AES) explica que “la responsabilidad del expendedor se dispara cuando el siniestro se produce por culpa o negligencia en la carga. En el caso de despacho de GNC sin oblea o con oblea vencida la responsabilidad es del operador”.

La demanda civil es contra el titular del local que deberá responder y defenderse por los daños que se le reclaman en juicio”, plantea. El dueño de la empresa recibe además una sanción administrativa, dentro del marco normativo de la ley 24.076, que regula la actividad.

No obstante, el experto aclara que “los estacioneros pueden cubrirse con el seguro de responsabilidad civil que exige el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) hasta el monto de cobertura”.

Hace mención al cumplimiento de la Resolución 2629/2002, que exige el seguro de responsabilidad civil pero no lo reglamenta. “Hay distintas pólizas con montos diversos de cobertura en el universo de estaciones de carga de GNC”, sostuvo. Esta normativa fue confeccionada con el fin de garantizar la calidad y seguridad del servicio que se suministra en los puestos de gas.

Para evitar estas situaciones, Navas aconseja “capacitar, a través de los respectivos profesionales, al playero en forma permanente”. También considera que los encargados deben supervisar al personal.  “De esta manera se minimizan los riesgos”, reconoce. “También deben cumplirse celosamente las medidas de seguridad” agrega el especialista.

Deja un comentario