Seguinos en las redes

Martes, 26 de mayo 2020

También la venta directa

Por la ampliación de la brecha entre Estaciones oficiales y PyMES, empresarios piden una ley para prohibir la integración vertical

De acuerdo al informe dado a conocer recientemente por CECHA, durante la cuarentena, solo el 14 por ciento de las expendedoras de combustibles alcanzó el volumen de ventas necesario para obtener rentabilidad.

Por Surtidores

Durante abril de 2020, primer mes completo de aislamiento social preventivo y obligatorio, las ventas de combustibles líquidos realizadas por las Estaciones de Servicio de todo el país en el canal minorista se desplomaron un 47.4 por ciento en comparación con las efectuadas durante febrero de 2020.

El informe sostiene que en el ASPO, el 64.1 por ciento de las estaciones del país se ubicaron por debajo del punto crítico (cantidad de litros por debajo de la cual se producen pérdidas), mientras que el 86.3 se ubicó por debajo del punto de equilibrio (cantidad de litros mínima para obtener un beneficio del 3 por ciento sobre ventas).

Traducido en volumen, la cifra representa 180.000 litros para el primer caso y 300.000 para el segundo. Es decir, que tan solo el 14 por ciento de las bocas de expendio de todo el país atraviesan una situación económica favorable, en tanto que más de 2800 negocios PyMES se debaten entre el cierre o la continuidad con fecha de vencimiento.

En este círculo virtuoso se ubican los establecimientos operados por las petroleras, que por su magnitud y ubicación, sobrepasan ampliamente el caudal indispensable para subsistir.

“Vamos a insistir con una ley que impida la integración vertical de las compañías”, afirmó el presidente de CECHA, Gabriel Bornoroni, durante una conferencia de prensa con periodistas especializados de la que participó surtidores.com.ar. “Es un tema que siempre tenemos en agenda y que en este contexto merece volver a ser impulsado”, puntualizó.

La iniciativa promueve que las refinadoras, y las comercializadoras mayoristas de combustibles líquidos no puedan explotar por sí o por interpósitas personas, o por sociedades por ellas controladas o en las que tuvieran una participación controlante, Estaciones de Servicio que estén destinadas al público en general o a clientes individualmente considerados.

De la misma forma, proponen restringir la denominada “venta directa”, a empresas de transporte de carga y de pasajeros así como establecimientos agropecuarios de todo tipo, aclarando que esto deberá realizarse a través de las expendedoras.

Deja un comentario